Muerte Súbita

La ciencia nos dice que es «La aparición repentina e inesperada de una parada cardiaca en una persona que aparentemente se encuentra sana y en buen estado» o también «El fallecimiento que se produce en la primera hora desde el inicio de los síntomas o el fallecimiento inesperado de una persona aparentemente sana que vive sola y se encontraba bien en plazo de las 24 horas previas»

Recordad que la muerte súbita en el deporte, es la que ocurre durante la práctica de la actividad deportiva o en el transcurso de la hora posterior tras haber finalizado la actividad realizada. Esta demostrado que los que están más predispuestos a sufrir una muerte súbita no son precisamente los deportistas entrenados, sino los «amateur». Así es que si tenéis pensado iniciaros en algún tipo de deporte, acudid a un cardiólogo: mediante una historia clínica, exámenes físicos y simplemente un electrocardiograma, os dirá si sois aptos para depende qué deporte o qué precauciones, limitaciones tendréis que adoptar para la práctica deportiva en la que queréis iniciaros. 

Hoy en día veo a cantidad de gente iniciarse en la práctica de algún tipo de deporte, o lo que es peor y más peligroso, se realizan carreras de 10 Km, triatlones, carreras de montaña, carreras de obstáculos, CrossFit, etc, sin más, sin ningún tipo de entrenamiento previo, sin haber sopesado su edad, condición física, hábitos… Yo solo quiero destacar la importancia de una buena valoración cardiológica previa a la iniciación de la práctica deportiva.

En sabido que en menores de 30 años es más probable que la muerte súbita se deba a defectos genéticos de la estructura cardíaca o del sistema eléctrico del corazón, y en mayores de dicha edad, lo más frecuente es la enfermedad arterial coronaria (la obstrucción de las arterias del corazón por acumulo crónico de colesterol asociado con otros factores de riesgo cardiovasculares, como la presión alta, azúcar en la sangre, niveles elevados de colesterol , tabaquismo… En resumen, un estilo de vida poco saludable que expone al individuo a un infarto agudo de miocardio o muerte súbita). 

En una valoración cardiológica, en función de la edad y antecedentes, además de un electrocardiograma, el especialista te va a sugerir un ecocardiograma (ultrasonido del corazón para buscar alteraciones en la estructura cardíaca, tales como: como corazón grande, válvulas obstruidas o defectos congénitos), una prueba de esfuerzo, o bien ambas.

Así es que antes de que os aventuréis a la práctica de algún deporte, no dudéis en visitar al cardiólogo.

Un último apunte que me gustaría destacar: si tenéis la desgracia de encontraros en medio de esta situación, sospechad siempre si la persona afectada presenta el siguiente cuadro que es, la pérdida brusca del conocimiento sin respuesta a ningún tipo de estímulo, los ojos pueden estar abiertos o cerrados y en seguida dejan de respirar tomando la piel un tono azulado violáceo en cuestión de segundos. 

¿Qué hacer?

Los servicios de emergencias nos dicen que una persona que sufre una parada cardíaca se halla en una situación tan desesperada, que cualquier ayuda puede marcar la diferencia entre el fallecimiento y la recuperación. Ninguna de las atenciones que se intenten puede ser perjudicial. Así es que sin más, solicitad atención médica siendo de suma  importancia que se explique que la persona que tenemos delante está sufriendo una parada cardíaca. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.