Aumenta la fuerza, define tu cuerpo y quema grasa

Algo muy frecuente, es ver la falta de conocimiento sobre el entrenamiento con nuestro peso corporal. Resalto, bajo mi punto de vista, lo principal que predominan son los movimientos de empuje o press, sobre los de tracción. La gravedad es la que «tiene la culpa» de ello, con tan sólo llevar el cuerpo hacia el suelo y luego levantarlo, flexiones, fondos de triceps, zancadas, etc… son ejemplos claros y el hecho de que no podamos agarrarnos al suelo y traccionar, es el otro aspecto que hace que predominen los movimientos de empuje.

Para ello recurriremos a barras estilo dominadas, anillas, correas o algo tan sencillo como el mobiliario que tengamos en casa o en parques públicos, playas… (siempre cerciorarse antes de que sean seguros y las estructuras se encuentren en buen estado) de esta manera fortaleceremos los músculos tractores que nos aportarán ese equilibrio estructural y contrarrestarán las adaptaciones posturales que nos imponen los movimientos de empuje o press.

Debemos prestar siempre mucha atención al orden, número, series, y las repeticiones de los ejercicios de tracción con respecto a los de presión, ya que provocan muchos desequilibrios estructurales y molestias, como pueden ser:

  • Dolor de hombros
  • Anteversión pélvica
  • Lumbalgia
  • La dominación del cuádriceps
  • Dolor de rodillas
  • y un largo etc….

Y todo ello simplemente por un mal diseño del programa a seguir.

Los profesionales en la materia lo somos por algo.

Soy de los que piensa y defiende la variedad y  utilización de todo tipo de resistencias a la hora de entrenar, pero también creo que no hay nada mejor y más efectivo que el entrenar con nuestro propio peso corporal, de verdad, nuestro cuerpo nos bastará para completar un buen entrenamiento, sin excusas de no tener equipación, instalaciones, espacio, etc…

Con unas buenas rutinas individualizadas o adaptadas, podremos adquirir una forma física funcional increíble desde el punto de vista de la potencia, la fuerza, la resistencia y el equilibrio. Además, algo muy importante que personalmente siempre he tenido muy claro y explicado mi teoría con ejercicios. Teoría que “ahora la ciencia demuestra” (y no es broma, me ha costado más de unas risas y descalificaciones por parte de algunos «profesionales»), y es que demuestran la mejora de la flexibilidad, incluso en mayor grado que en una rutina de estiramientos (claro está con unos ejercicios y ejecución adecuados) y una menor incidencia en las lesiones.

Insisto siempre en realizar una estricta ejecución, limitando el tipo de ejercicios a la condición física que tengamos y ser conscientes de nuestras limitaciones, de no querer dar un paso más sin tener dominado el anterior. De esta manera tendremos la seguridad de que progresaremos más rápidamente con cero lesiones.

Personalmente, y en este aspecto, siempre he tenido como referencias estos tres tipos de disciplinas o deportistas. (Una en sí no es una especialidad deportiva, pero igualmente dura).

Los primeros los gimnastas: por su precisión, por el dominio que tienen sobre sí mismos, por sus movimientos técnicos forjados en unos entrenamientos escalonados y adquiridos con mucho tiempo… hablo de años, sin dejar espacio al “a ver si me sale” .

Los segundos los culturistas: por su control muscular, ver contraer sus músculos contra resistencia, con una concentración total y un dominio absoluto de su anatomía. Para mí, admirables.

Y los terceros, y destaco mi admiración absoluta, al mundo del Ballet clásico: Por su elegancia, fluidez, resistencia, precisión en cada movimiento… un arduo trabajo físico y mental, que muchos deportistas de élite no alcanzarán en toda su carrera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.