Curiosidades sorprendentes sobre los deportistas de alto rendimiento

A raíz de un trabajo que hice sobre «Tratamiento Dietético de los TCA en los Deportistas», me gustaría destacar algunos temas tan confusos y sorprendentes, razonados y desarrollados con fundamento científico:

  • Sed prudentes con el consumo de frutas, vegetales y cereales integrales que, a pesar de ser alimentos enormemente saludables por sus cualidades nutricionales, ingeridos en exceso pueden reducir la densidad energética de la dieta. Es correcto incluir opciones que sean más compactas, como zumos y cereales más refinados.
  • Los deportistas deben ser muy conscientes de sus necesidades de calcio, hierro y vitamina D entre otros, pero también que el consumo de grandes cantidades de algunos micronutrientes, normalmente en forma de suplementos, pueden ser perjudiciales.
  • De las numerosas ayudas ergogénicas existentes en el mercado para los deportistas, solo un pequeño número de ellas puede ayudar a mejorar el rendimiento físico de determinados deportistas, y siempre que se empleen conforme a las evidencias científicas y bajo la orientación de un profesional bien formado.

Los deportistas que contemplen el consumo de estos productos, deberían pensar en su eficacia, coste, riesgo para la salud y  el rendimiento físico, y en su potencial para arrojar un resultado positivo en un control antidopaje. Debe desalentarse el consumo de suplementos en deportistas jóvenes, orientándolos hacia el consumo de una dieta rica en nutrientes y bien elegida, que permita el crecimiento a la vez que mantiene una composición corporal saludable.

  • Otra tendencia muy común últimamente, es la de asumir programas dietéticos basados en alimentos sanos, fundamentalmente en alimentos de tipo orgánico. No hay evidencia científica de que este tipo de alimentos contengan más y mejores nutrientes que los no orgánicos.
  • Se suele hablar de dietas altas en hidratos de carbono y dietas bajas. Dos atletas podrían comer lo mismo en cuanto a hidratos de carbono, pero, en función de los requerimientos energéticos de su entrenamiento, uno podría conseguir una elevada disponibilidad del nutriente citado, mientras que la disponibilidad de éste en el otro atleta sería baja.
  • La dieta ideal para un atleta o para un deporte determinado no existe, ya que en sus necesidades y en la utilización de los nutrientes influyen numerosos factores fisiológicos y psicológicos.

El primer paso para diseñar esta estrategia es conocer el perfil nutricional de los atletas de élite. Distintas investigaciones han mostrado que los hábitos alimentarios de estos atletas se asemejan a los de las personas sedentarias, a excepción de las calorías totales consumidas. El Grupo de Trabajo sobre Nutrición del Comité Olímpico Internacional ha editado en 2010 y revisado en 2012, una interesante guía práctica que está basada en la Conferencia Internacional de Consenso celebrada en el COI, en Lausana en octubre de 2010.

Y con esto, me gustaría desmitificar esa idea que se tiene sobre los deportistas de alto rendimiento. Se tiende a creer que tienen una alimentación muy controlada y no se pueden permitir ni un solo capricho.

Pues NO, te equivocas

Tal y como he puesto en el último punto, su «dieta» se suele asemejar bastante a la de la población sedentaria. ¿La diferencia? pues radica en las calorías que ellos queman en sus entrenamientos y competiciones.

Simple 🙂

Como ejemplo claro, véase la dieta del conocido nadador olímpico Michel Phells, que al terminar la olimpiada lo primero que hizo fue visitar una conocida cadena de «comida rápida» que todos conocemos. Y no me lo estoy inventando, aquí comparto la noticia con vosotros.

Una respuesta a «Curiosidades sorprendentes sobre los deportistas de alto rendimiento»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.